By / 21st diciembre, 2014 / Turismo / No Comments

Como en otras regiones de España, en los pueblos del Valle de Chistau, Pirineo Aragonés hay tradiciones de invierno convertidas en buenas costumbres, como el aprovechamiento del cerdo o “latón” que se realiza en esta época del año, la llamada “Matacilla”.

Es posible que la conozcas e incluso que la hayas vivido en primera persona. O bien, alguien de tu familia te ha explicado historias relacionadas con tiempos pasados en los que el espíritu familiar se revivía de forma muy especial en torno al aprovechamiento del cerdo o “latón”.

En el Valle, sobre todo, en épocas invernales resulta muy especial ver cómo se amasan las tortetas,. Cabe mencionar que deben hacerlo unos brazos fuertes, mientras las mujeres que más saben (que normalmente son las más mayores) van diciendo la cantidad de especias que hay que echarle a la masa: “un puñado más de anís en grano, un poco más de canela, están demasiado dulces hay que echar más pimienta… “. Y así entre “faena” e historias va pasando la jornada resultando muy amena y familiar.

Tradiciones de invierno

Longanizas secándose en la despensa o “reposte”.

Este evento es entendido en el Valle de Chistau como una gran fiesta familiar, a la que acuden también vecinos y amigos, para colaborar en el trabajo y para pasar una jornada de convivencia en la que el espíritu reinante es de fraternidad. La primera noche después de matar el cerdo o “tocino” es la cena más especial; es mágica. Se prepara un guiso elaborado con el “esquinazo” del cerdo llamado “liebrada”. ¡Para chuparse los dedos!.

Morcillas, tortetas, longanizas, chorizos, butifarra, paté… todo hecho en casa. Hay carnicerías en la Comarca de Sobrarbe donde se pueden comprar estos productos elaborados en las propias carnicerías. ¡Productos artesanos con todo el sabor del Pirineo! 

¿ Te animas a venir y disfrutar de estas jornadas ?.