By / 16th Mayo, 2016 / Gastronomía, Turismo / No Comments

El Cordero Chistabino, producto autóctono y de alta calidad, es la representación de una forma de vida adaptada a la alta montaña; la trashumancia. Las grandes extensiones de pastos situados entre los 1.500 y 3.000 metros de altitud permanecen cubiertos de nieve durante todo el invierno. Estación del año en la que acontecen los traslados de ganado desde los puertos a zonas más cálidas.

 

Lo cierto es que es toda una experiencia ver el ganado bajar a la “tierra plana” en cabañeras ( vías pecuarias que se ramifican por el territorio para llegar desde los puertos de montaña hasta el sur. Siempre van acompañados de sus pastores y otras personas que les ayudan en esta “faena”.

 

La raza del Cordero del Bal de Chistau es la rasa aragonesa, y su alimentación al nacer es la leche materna. Más tarde, se alimentan de pastos hasta que alcanzan un peso de entre 16-24 kg.

 

El aprovechamiento tradicional culinario del Cordero es total. La “Chireta” es uno de los manjares que se elabora a base de arroz y especias. También el “menudo” (callos de cordero) o las patas guisadas, bien “apañadas” pueden convertirse en un deleite para el paladar.

¿ Quieres disfrutar de un Fin de Semana espectacular ? Sumérgete en la Gastronomía Chistabina en un Fin de Semana muy especial: escapada gastronómica del 20 al 22 de Mayo. Y si no fuera posible disfrutar del fin de semana completo, tenemos preparado un Menú Degustación Especial Cordero de La Bal de Chistau que podrás degustar en cualquier momento del 20 al 22 de Mayo.

 

Menú degustación Cordero

 

¿ Preparados para descubrir nuevos sabores ?