By / 13th julio, 2016 / Turismo / No Comments

Si te estás preguntando qué hacer en el Valle de Chistau, te proponemos 3 nuevos retos que descubrir en tus vacaciones; recorrer los secretos de las rocas, explorar la mina de cobalto de San Juan, y dejarse llevar por el vuelo del Quebrantahuesos.

El Geoparque del Sobrarbe se encuentra en el corazón de los Pirineos y es el único que se localiza en esta cadena montañosa. Podemos disfrutar y aprender mientras recordamos nuestro lugar en el mundo natural. De paseo por los pueblos del Valle de Chistau, observaremos piezas de la historia de la Tierra que está escrita en sus rocas. Además de la riqueza geológica, incluye un extraordinario patrimonio ecológico (Reservas naturales, flora y fauna original) y cultural.

Plan (Huesca) impresiona a todos por sus rocas de un color rojizo fuerte. Son rocas que proceden de sedimentos generados hace unos 200 millones de años, cuando la Tierra era muy distinta a hoy en día.

En estos idílicos paisajes encuentra su refugio una rica fauna propia de la alta montaña, de la que sobresalen especies como el rebeco, la nutria, el águila real o el quebrantahuesos. Es un destino extraordinario para los amantes de la naturaleza y ofrece excelentes oportunidades para los que disfrutan del avistamiento de aves. ¿Tienes ya prismáticos?

quebrantablog1

La cultura es lo que hace a las personas tener esperanza y soñar, al estimular nuestros sentidos y ofrecer nuevas formas de observar la realidad.

San Juan de Plan (Huesca) es famoso por su herencia minera gracias a la mina de cobalto denominada “San Carlos”. Los siglos XVI y XVII fueron los de la mayor esplendor. Desde el siglo XVIII ha sido explotada y todo el materia extraído era recogido y transportado hacia Francia y Alemania.

 

Hay que destacar que en España solo existen 4 o 5 lugares de mineralización de Cobalto. Por tanto, San Juan de Plan (Huesca) es uno de los lugares de patrimonio minero más privilegiado.

 

¡ Sigue siendo emocionante descubrir nuevos tesoros del pasado !. ¿Te unes?.

 

Además podrás ver las huellas del pasado y descubrir realmente a las maravillas arquitectónicas que esconde. Caminar por sus calles y observar sus lugares más característicos. Son los pequeños detalles los que marcan la diferencia. Descubre los lugares que no te puedes perder y conoce algunos tesoros ocultos como las ermitas e iglesias románicas sobre un paisaje de gran belleza en el Valle de Chistau.

Explora las Joyas de la Corona. ¿Te gustaría pasear juntos para descubrir nuevos secretos ocultos?.