By / 22nd octubre, 2018 / Gastronomía / No Comments

El tiempo es un regalo y tenemos el deber de disfrutarlo al máximo y, sobre todo, con las personas que más queremos. Por ello, el Chef Jesús Fillat nos sorprende, una vez más, con un Menú Micológico muy especial. El contraste entre el mini corneto de ceps y el guiso de pochas con rovellones resulta muy original. Su cocina creativa con marcado estilo Chistabín y muy centrada en los productos de proximidad, te transportará a la historia del Valle de Chistau.

 

Sorprende el esturión del Cinca confitado con ceps y puré de apionabo en los que el sabor semigraso de agua dulce muy característico del río Cinca sale a la luz con el primer mordisco. Sigue la presa ibérica a la sal con higos y trompetilla amarilla del Valle de Chistau. La guinda del pastel lo pone las castañas, ruiseñols y chocolate blanco para paladares más lamineros. Una sinfonía de sabores originales y creativos para un menú honesto.

 

 

Si aún no tienes plan en familia o amigos, nuestra propuesta es una excelente forma de disfrutar de la cocina de un restaurante honesto y situado un lugar precioso con vistas al Macizo del Cotiella con las personas que más quieres.