Project Description

Actívate el fin de semana recorriendo los Pueblos con encanto del Valle de Chistau

A¿Quieres empezar a planificar tus escapadas para este Verano y no sabes por dónde comenzar? Te proponemos una escapada con encanto. El Valle de Chistau cuenta con una riqueza y un diversidad de pueblos auténticos que se funden con total harmonía con el paisaje natural que les rodea. Nada mejor que aprovechar las buenas temperaturas del Verano para perderse por sus calles, disfrutar de su patrimonio artístico y cultural o desconectar en un entorno único rodeados de bosques y verdes praderas. ¡Y por supuesto, disfrutar de su magnífica cocina!

Descubre lo mucho que ofrece el Pirineo Aragonés lejos del bullicio de la ciudad.

El Valle de Chistau muestra orgulloso sus hermosos pueblos que bien justifican una escapada o más… ¿Te imaginas un plan mejor? Visitaremos el pueblo de Chistén o Gistaín, uno de los más altos del Pirineo, de majestuosas vistas y con cuatros torres que esconden una curiosa historia. Desde ahí partiremos a pie, siempre acompañados por un guía oficial de montaña y de un guía cultural, hacia el sendero del Sobrarbe (GR-19) con destino Serveto (La Comuna) para regresar vía Plan por el Collé (PR-HU37). El GR 19 arranca a los pies del Posets/Llardana, en las praderas de Biadós, donde enlaza con el GR 11 o “Senda Pirenaica”.

Mientras recorremos la ruta, la Peña Mediodía, Punta Litas y Peña San Martín nos guiarán en todo momento y a su abrigo descubriremos la Cultura Chistabina y la historia de sus pueblos de encanto natural.

Nuestra escapada excepcional nos llevará a recorrer el mágico Valle de Chistau a través de tres localidades de rico pasado y espléndido presente: Gistaín o Chistén, Serveto y Plan.

Más tarde, y para reponer fuerzas, disfrutaremos de un Menú Especial para la ocasión diseñado por nuestro Chef Jesús Fillat.

Y además, no nos marcharemos sin visitar el Centro de Interpretación Natural del Posets Maladeta y el Museo Etnológico de San Juan de Plan, una visita obligada para amantes de la historia auténtica: el interesante museo se lo debemos a las mujeres de San Juan de Plan que trabajaron duro para rescatar sus raíces y mostrarlas al mundo. Pusieron en valor la forma de vida de los pueblos del Pirineo.